Delia Canzobre, siempre en la FTS

Trabajadora Social, maestra, referente para estudiantes y colegas, Delia fue sin duda uno de esos emblemas de la FTS anclados en el sentir y en la memoria colectiva. Falleció en la ciudad de Paraná 19 de octubre de 2021, dejando una huella profunda en nuestra institución. En esta nota recuperamos algunos aspectos de su recorrido y sus aportes a la profesión, a través de una reseña elaborada por la profesora Rosana Pieruzzini; y ponemos en valor su tarea de 27 años ligada a nuestra Biblioteca «Alumna Silvia Wollert».

Delia Canzobre

Su nombre está cargado de significado para el Trabajo Social en nuestra provincia; los capítulos fundantes de la historia del campo profesional, sin duda se escriben en buena parte a partir de su labor, afirma la docente e investigadora Rosana Pieruzzini.

Delia Canzobre nació el 24 de mayo de 1924 en la ciudad de Paraná y cursó también aquí sus estudios. Se recibió en 1942 de Maestra Normal y en 1952 de Asistente Social. Ejerció con pasión las dos profesiones en diversas áreas, instituciones, asociaciones.

En 1966 integró a los equipos docentes de la FTS. En 1986 fue designada como ayudante de Biblioteca y trabajó allí, hasta el año 2013. La Biblioteca de la FTS fue uno de sus lugares en el mundo. Se desempeñaba asistiendo en
la atención al público, referenciado autores, libros e historia de la profesión de Trabajo Social.

Conocedora experta del campo profesional y sus temáticas; siempre dispuesta y atenta para brindar una guía y acompañamiento a las y los usuarios, sus compañeras la recuerdan en extensas conversaciones y en esas amenas tardecitas dónde el trabajo se hace compartido.

Una semblanza por Rosana Pieruzzini (*)

Hoy despedimos y homenajeamos a Delia Canzobre. Para quienes transitamos las aulas de nuestra FTS-UNER, no nos pasó desapercibida su presencia y aportes desde la biblioteca de dicha institución, se la recuerda siempre atenta, dedicando su tiempo, su mirada, su sonrisa y opinión interesada en Trabajo Social y en la historia de la profesión. En ella reconocemos a una de nuestras primeras colegas que sentaron las bases del ejercicio profesional en las instituciones estatales de nuestra provincia.

Ejerció en la gobernación de la provincia. Allí, bajo el criterio de la centralización de la asistencia, organizó la Central de Asistencia en la Gobernación de la provincia, a partir de la cual se solicitaban las ayudas sociales de emergencia, que le permitía la coordinación con los distintos organismos provinciales y con organizaciones sindicales. Siendo de esta manera gestora de la organización burocrática estatal en torno a las respuestas a la cuestión social del momento, y en el desarrollo de «lo instrumental» de la profesión, utilizando entrevistas y fichas, organizando la información que permitiera agilizar respuestas.

Con la intervención del gobierno bajo la dictadura del cincuenta y cinco, fue retenida en el edificio de la Gobernación y cuestionada su intervención: «cuando me detuvieron ese día me dijeron que donde estaba ese fichero donde yo guardaba los antecedentes de la gente, porque ellos creían que era otro tipo de fichero». A pesar de lograr luego informar a las autoridades de turno de qué se trataba, deja este lugar y vuelve a su cargo de maestra. Más tarde, retoma en la Clínica Escolar, organizando el servicio social.

Tuvo experiencias en el área de salud mental, y también dedicada al desarrollo de atención de las infancias, en un centro infanto-juvenil que nos refiere como una experiencia interdisciplinaria muy interesante.

Delia además, fue maestra de educación primaria, por lo que en su trayectoria laboral fue alternando entre sus cargos de maestra y de asistente social. De esta manera también ejerció funciones en la Escuela Hogar «Eva Perón» de la ciudad de Paraná.

Se formó, según su propio testimonio en una de las primeras experiencias de formación en la provincia -muy acotada, se recibieron dos promociones, nos ha relatado Delia- en un curso que se dictó en la Instituto «Nuestra Señora del Huerto», el cual estaba dirigido por el Instituto de Cultura Superior de Religiosa de Buenos Aires, ella agradecía y reconocía en esta formación mucha rigurosidad y exigencia.

En los años sesenta y como parte de las propuestas de la Alianza para el Progreso, participa y destaca sus experiencias de formación en Colombia y Chile, a este último país concurre participando en un Seminario de Educación.

Con la apertura de la Escuela de Servicio Social de Paraná en 1966, hoy Facultad de Trabajo Social de la UNER, se integra al equipo docente de primer año. Su insistencia fue siempre en la importancia de la práctica para pensar las teorías: «yo tenía el conocimiento de los barrios, barrio por barrio, yo se los tenía que transmitir a mis alumnos no podía conformarme con una teoría», dando cuenta de los debates profesionales ya presentes en la formación profesional en esos primeros pasos de la escuela.

Nos quedamos con sus ganas y su pasión por la profesión y el hacer: «a mí me enloquecía trabajar, pero con libertad viste, con ganas y con todo esto».

(*) La docente entrevistó a Delia para su Tesis de Maestría (año 2006) . Este año la semblanza fue publicada por el Colegio de Trabajadores Sociales de Entre Ríos.

Fuente: Biblioteca y Área de Comunicación Institucional FTS-UNER


Ir arriba
Ir al contenido