Acción «En primera persona. Expresiones culturales de infancias con derechos, desde la perspectiva de género»

Coordinadora: Evelyn Iliana Giménez Riquel (estudiante)
Contacto: evelyngimenezriquel@gmail.com

Organización con la que se desarrolla la acción: Merendero «Niñxs Jugando», Barrio Alloatti

La acción se plantea como objetivo trabajar con las infancias que son parte del Merendero «Niñxs Jugando» del Barrio de Alloatti de la ciudad de Paraná, un espacio de juegos, meriendas y de encuentro. Proponen introducirse en el proceso del relato propio, haciendo posible la narración en primera persona y aportando mediante la intervención cultural y artística herramientas que habiliten el diálogo pensando a las infancias libres desde la perspectiva de género.

Se proponen un proceso de conocer, construir y deconstruir, por medio de la reflexión, el cuestionamiento y la problematización sobre los estereotipos y patrones sociales, apuntando a repensar las prácticas y conductas que muchas veces se naturalizan y reproducen las desigualdades y las violencias por motivos de género. La metodología será a través de diversos talleres culturales, artísticos, de juegos y lecturas que permitan plasmar la reflexión de cada participante.

Se proponen trabajar desde un enfoque de derechos humanos, género e interseccionalidad, enfoques que reconocen el origen de las desigualdades y opresiones presentes en las relaciones de géneros, en las estructuras patriarcales y androcéntricas que las producen. En esta línea, consideran que el concepto de género se convierte en un tema crucial dentro de la lógica de desnaturalizar las relaciones sociales. En la fundamentación de la acción se expresa como reflexión: «Las personas somos seres narradores y vivientes, y como tal, contar historias es para nosotras y nosotros a la vez un arte y una necesidad. Utilizamos la literatura, la publicidad, el cine, lo hacemos en los discursos políticos y hasta en desenfadadas conversaciones en la parada del cole cada día, pero, de entre todos los relatos imaginables, hay uno de especial relevancia y utilidad: el de nuestras propias vidas. Si retomamos a Gabriel García Márquez, quien decía «La vida no es la que uno vivió, sino la que recuerda y cómo la recuerda para contarla», podemos concluir en que las cosas que no se narran pareciera que no existen, se olvidan o se pierden y, pasando desapercibidas, desaparecen. Entre ellas, la vida que todos tenemos, una historia entramada en tantas otras, donde se entrelazan los vínculos con otros, con los espacios que vivimos y con lo que hacemos».


Ir arriba
Ir al contenido