Declaración en apoyo al pueblo de Chubut y contra la megaminería

Desde el Equipo de Investigación «Análisis de experiencias y articulaciones agroecológicas en el corazón de una provincia fumigada» de la Facultad de Trabajo Social-UNER expresamos nuestro apoyo al pueblo de Chubut que protesta, resiste y rechaza la megaminería. 

Desde el año 2003 la población de Chubut, a través de asambleas, escoge como su modo de vida las actividades productivas que respetan la vida ecosistémica y rechaza la megaminería. Desde el amplio NO a la megaminería en el plebiscito de Esquel, la conquista de la Ley Provincial 5001 (primera ley provincial en nuestro país que prohíbe la actividad megaminera) y las dos iniciativas populares presentadas para ampliar esos derechos, Chubut ha construido, convidado y dialogado en las resistencias ambientales una forma de vida que pone freno al ecocidio minero. A través de la profundización de una democracia sustantiva, donde la protesta social es vertebradora de la expresión de las poblaciones, Chubut muestra que la megaminería no va a ser posible. Una vez más, al extractivismo se le antepondrá la democracia.

En los últimos días, la Legislatura de Chubut ha sancionado una ley de zonificación ilegítima, que despertó aún más la protesta en los pueblos a los que da vida el Río Chubut. Es ilegítima porque no contempla las voces de la población que ya eligió otro modo de habitar los territorios. Por este motivo, desde que se aprobó, el gobierno responde a las protestas sociales con la fuerza represiva, criminalizando el derecho a decidir de los pueblos. 

La megaminería presupone de manera performativa que en la meseta chubutense, donde se realizaría el principal proyecto denominado Navidad, no hay actividades productivas ni poblaciones afectadas. Pero en la meseta existen comunidades y modos de vida que no son compatibles con la megaminería. La producción de alimentos de la región en manos campesinas e indígenas existe y resiste hoy en ese territorio. Por ende, la soberanía alimentaria que se construye en torno al ecosistema que convive con el Río Chubut se vería totalmente perjudicada por estas políticas de maldesarrollo y ecocidio.

En este marco, adherimos a los pueblos de Chubut que exclaman:
– Derogación de la Ley de Zonificación Minera. La suspensión no deroga.
– Políticas soberanas para la producción de alimentos agroecológicos en la meseta.
– El Río Chubut es fuente de vida de los pueblos.
– Basta de criminalizar la protesta social.
– Tratamiento urgente de la Iniciativa Popular.

La megaminería es una expresión más del extractivismo que arrasa con el ecosistema. El agua, la biodiversidad y el territorio en su totalidad, peligran con la reproducción de este sistema.

El pueblo ya habló, ¡NO es NO! 

Equipo del Proyecto de Investigación «Análisis de experiencias y articulaciones agroecológicas en el corazón de una provincia fumigada» FTS-UNER


Ir arriba
Ir al contenido